Ruta de POETAS en el parque de María Luisa

poeta-3Álvaro MACHUCA

La ruta de poetas por el Parque de María Luisa de Sevilla consiste en un recorrido por las siete glorietas del parque que están dedicadas a conocidos poetas y dramaturgos cuya vida y obra han tenido relación con la ciudad.

Este paseo literario comienza en la romántica Glorieta de Bécquer, uno de los monumentos más visitados del parque. El escultor de la obra, Lorenzo Coullaut Valera, junto a los dramaturgos Serafín y Joaquín Álvarez Quintero decidieron ubicar la escultura en un espacio pequeño y cerrado en el que el elemento central es un árbol especialmente longevo, un elemento vivo cuyo crecimiento ha obligado a reformas sucesivas.

En torno a él se arma un banco octogonal sobre el que se distribuyen cinco personajes y el busto de Bécquer, elaborado en distintos materiales como el mármol y el bronce. Es una escenografía compuesta en distintas alturas y que obliga al visitante a rodear el conjunto. En un costado están sentadas tres mujeres, una joven, una adulta y otra anciana, que representan las tres edades del amor: el amor ilusionado, el amor poseído y el amor perdido.

Curiosamente, muchos paseantes aprovechan la visita para dejar flores justo en el espacio que forman los brazos de una de las damas en recuerdo al gran escritor sevillano. El busto de Bécquer, que se alza sobre un pedestal, está acompañado a los lados por dos figuras que son el amor niño o Cupido, de pie; y el amor adulto herido o Eros, tendido sobre el banco y moribundo.

La rotonda dedicada a Benito Más y Prat
La segunda estación del recorrido es la rotonda dedicada a Benito Más y Prat, poeta y dramaturgo sevillano quien, además, fue el director del periódico Eco de Andalucía, donde se publicaron muchas de sus obras poéticas. Mientras se observa el busto del autor, situado en un semicírculo repleto de azulejos, se puede escuchar el canto de la gran variedad de especies de pájaros que habitan en el pulmón verde de la ciudad y que componen la música de fondo perfecta para las rimas y los versos de la época dorada de este escritor.

Cae la tarde, pero aún hay luz natural y el paseo continua en la glorieta dedicada al poeta italiano Dante Alighieri. El monumento es obra de Juan Abascal Fuentes y data de 1965. Se dice que el escritor se escapaba a Sevilla para inspirarse y que parte de su famosa obra ‘La divina comedia’ fue escrita en la ciudad.

Azulejos para los Álvarez Quintero
El siguiente punto de la ruta es la rotonda de los hermanos Álvarez Quintero, conocidos por sus comedias, muchas de la cuales fueron grandes éxitos teatrales. La glorieta, de forma rectangular y con un estanque central bastante amplio, fue inaugurada en 1927 después del proyecto realizado por Aníbal González. En los laterales hay dos bancos decorados con azulejos donde aparecen algunos de los títulos de sus obras y los retratos de estos escritores.

Los senderos del parque conducen hacia la glorieta de los Hermanos Machado, que se compone principalmente por una fuente en medio de la rotonda y un conjuntos de bancos. La decisión de bautizar a uno de los rincones del parque con el nombre de los Hermanos Machado es indiscutible debido al importante legado cultural de estos poetas a la ciudad.

El siguiente protagonista de esta visita literaria es Francisco Rodríguez Marín. La glorieta en su honor se encuentra situada en uno de los puntos más conocidos del parque, la Plaza de América. La rotonda se compone por un espacio pequeño y de planta rectangular. La obra está realizada en piedra y se corona con un frontón curvo, donde se aprecia el retrato del poeta sobre unos azulejos en tonos azules con un estilo muy neobarroco al igual que las demás esculturas.

poeta-1

La novia de la rosa
La glorieta dedicada a la soprano Ofelia Nieto fue diseñada por Juan Talavera y Heredia. Según su historia, Ofelia poseía una voz que le permitió desde muy joven interpretar el repertorio de soprano dramática. Estando en la cúspide de su carrera, se retiró para casarse y dejó la música por amor. No se sabe qué habría pasado si hubiera vuelto a cantar porque el destino se la llevó prematuramente.

En el parque existe un bello azulejo en su honor, donde aparece vestida de novia. Cuenta la leyenda que la mujer que toque la rosa que sostiene entre sus manos se casará en el plazo de un año.

Y que mejor forma de poner fin a este paseo literario que con la glorieta de Miguel de Cervantes, un pequeño espacio incluido dentro de la Plaza de América frente al Pabellón Real. Cuenta con varios bancos decorados con azulejos estampados que relatan de manera gráfica su obra conocida mundialmente ‘Don Quijote de la Mancha’. Además, en uno de los anaqueles aparece la firma del propio Cervantes.

La ruta finaliza y tras el paseo sevillanos y visitantes comienzan a mirar el parque de María Luisa con otros ojos, ya que ahora son conocedores de los secretos que esconde a través de la poesía y de la naturaleza. Pero la literatura no termina en el parque de María Luisa sino que se extiende por toda la ciudad con otros autores como Luis Cernuda, Vicente Aleixandre o Luis Montoto. Luis Cernuda, natural de Sevilla, cuenta con un busto en la localidad de Dos Hermanas. Al poeta Luis Montoto está dedicada una de las avenidas principales de la ciudad, que lleva su nombre. Finalmente, cabe destacar la figura de Vicente Aleixandre, célebre poeta de la Generación del 27, con cuyo nombre se ha bautizado un instituto de educación Secundaria ubicado en el barrio de Triana.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios