Cada TURISTA es un mundo

Sarah MOSCA

El turismo es desde hace décadas unas de las principales industria de Sevilla. Por ello, conocer a los viajeros que visitan la ciudad es fundamental para los negocios hoteleros. Son turistas que proceden de países, culturas y costumbres diferentes.

La propietaria del Bed and Breakfast (B&B) ‘Alfarería 59’, Rosa Lebeña, afirma que los turistas más frecuentes son los franceses, seguidos de los italianos. Según su experiencia, los franceses son educados, sienten curiosidad por lo que ocurre en España, y se integran muy bien con los otros huéspedes. Además, muchos de ellos hablan español, lo que facilita la comunicación. Por otro lado, define a los italianos como personas simpáticas y abiertas, con gran sentido de la adaptación e interés por la situación política, económica y social del país.turismo-1

Los ingleses acostumbran a tomar desayunos hipercalóricos. Algunos consumen alcohol en las habitaciones, un hábito en el que coinciden con los americanos. Según Carlo Mosca, marido de Rosa y también propietario del B&B, ello se debe a que estos jóvenes no puedan beber alcohol en sus países hasta los 21 años y cuando viajan algunos se exceden con estas bebidas ya que en España les resultan más baratas.

Ambos coinciden en que el turismo asiático está en crecimiento, aunque normalmente estos turistas no se hospedan más de dosdías debido a su falta de información previa sobre la importancia de cada lugar.

Los japoneses son ordenados y limpios, tanto que a veces parece que ni siquiera han usado la habitación. Sin embargo, no tienen tan buen concepto de los turistas chinos. Según Carlo, “no saben viajar, no han aprendido a respetar las estructuras en las que se alojan, aunque reconozco que la gente joven es muy amable”. Como curiosidad, no suelen desayunar con pan. Les gusta mezclar el dulce con el salado, y más de una vez toman las magdalenas con huevo frito. Rosa opina que los más agradables, respetuosos y delicados son los latinoamericanos, pues son “agradecidos y comunicativos”.

La forma de alojamiento más común en Sevilla son los hoteles y los hostales, aunque paulatinamente los visitantes empiezan a mostrar sus preferencias por otros tipos de establecimientos como los apartamentos turísticos y los Bed and Breakfast, heredados de la cultura anglosajona. En estos últimos el trato es muy familiar, no superan las seis habitaciones y, según los propietarios del B&B ‘Alfarería 59’, “son los favoritos del auténtico viajero”.

Respecto a este negocio, Carlo explica que, debido a que no están aún muy extendidos, la Consejería de Turismo andaluza no dispone de una normativa para estos alojamientos, aunque ya está en proceso una que permita su apertura y posterior actividad.

Fotografía: Hotel Alpha-Palmiers

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios