La Movida Madrileña cumple años

Ángeles BARRIOS

El próximo 9 de febrero de 2018 se cumplirán casi 40 años del mítico concierto ‘Homenaje a Canito’ que daría sentido a uno de los movimientos contraculturales de la capital española: la Movida Madrileña. 

Este evento, en memoria de José Enrique Cano Leal, difunto batería de Tos, inauguraría un fenómeno que hoy se sigue recordando como imágenes duplicadas en este caleidoscopio. Antes de este acontecimiento, se habían dado precedentes de este movimiento en la música, el cine y en la moda.

Pero de todos estos campos  el más representativo de esta corriente sería la música que se generó  a partir del nacimiento de grupos muy diversos frente a las invariables melodías de la época. Fue un movimiento contracultural puesto que se empezaba a sentir ‘libertad en el ambiente’ a la hora de actuar.

No se puede ubicar en un momento concreto pero nació durante los primeros años de la transición española, alrededor del 1975. Se trató de un fenómeno urbano y popular ya que no solo se puede considerar a los artistas y los músicos sus creadores sino también a la juventud que reflejaba las ganas de divertirse y el menosprecio de amenazas, restricciones e hipocresía.

Pablo Pérez-Mínguez

Autor: Pablo Pérez-Mínguez. Fuente: El Pais.com

Tras la disolución de Tos, los hermanos Urquijo crearon Los Secretos. Un grupo de música pop rock español de renombre que a día de hoy sigue tocando, excepto uno de los hermanos que falleció trágicamente. Las canciones ‘Buena chica’, ‘La calle del Olvido’, ‘Quiero beber hasta perder el control’, ‘Déjame’ son solo muestras de un magnífico legado musical que está a la altura de muy pocos artistas en este país.

Estas nuevas bandas estaban sacudiendo el panorama musical español, inspiradas en el punk y la new wave que llegaban desde Londres y Nueva York. Las discográficas vieron donde estaba el negocio y se lanzaron a ofrecer contratos esto supuso un soplo de aire fresco en la España del Postfranquismo.

Otro de los grupos notorios de los años ochenta fue Kaka de Luxe, protagonizado por María Olvido Gara Jova, más conocida como Alaska, que saltó a la fama con el lanzamiento de ‘Bailando’ y a lo largo de los años ha formado cuatro grupos (Kaka de Luxe, Alaska y los Pegamoides, Alaska y Dinarama y Fangoria) y este último es al que actualmente pertenece.

La Movida sigue viva
Que los Milennials no hayan vivido la Movida Madrileña de primera mano no significa que estas generaciones posteriores no tengan curiosidad por saber qué pasó. Elsa Moya, periodista y trabajadora social, no vivió de primera mano la Movida Madrileña pero en su blog ‘la Movida sigue Viva’ recoge información sobre el movimiento. Lo primero que la condujo hacia el movimiento fue la música: “Empecé escuchando y bailando Nacha Pop, Hombres G, Alaska, Olé Olé, Radio Futura, Mecano, Rubí y los Casinos… hasta que me quedé prendada del ritmo y la letra e investigué sobre ellos hasta que el caminito llegó a La Movida Madrileña”, explica Moya.

Quedará grabado en la historia toda la música, la moda, la cultura, el diseño gráfico todos sus múltiples ámbitos pero lo que no podremos llegar a sentir es  “Ese aire de libertad en la calle, en los conciertos, en los bares y ciertos personajes enigmáticos como Los Costus y su conocida  Casa Costus siempre pienso que tenía que haber nacido una generación atrás para poder haber disfrutado de todo aquello de cerca” declara Moya.

Y es que la esencia del movimiento realmente estaba en las calles, en las fiestas de los pequeños garitos, en la vestimenta de cada uno, en los pequeños conciertos de grupos conocidos o no. A día de hoy todavía hay pubs que conmemoran y recuerdan aquellos años como  El penta ubicado en Madrid. Llamado antes como El pentágono por una serie de pubs que seguían el mismo ‘buenrollo’.

La Movida Madrileña tuvo tanto éxito indudablemente por el momento histórico en que se generó. Y es que en España se encontraba en plena transición, una etapa que quedaría grabada en la historia puesto que la democracia acababa de llegar a España para asentarse y se respiraba un ambiente de libertad caracterizando esa época.

Pero como todo movimiento tuvo ventajas e inconvenientes, una de las ventajas era la creación de contenido artístico y cultural (cine, música, pintura, fotografía, moda…) frente a sus desventajas que, según Elsa Moya fueron “bastante malas puesto que después de unos años de represión esa libertad fue tan incontrolable que se ejerció sin responsabilidad y prevención en aspectos como las relaciones sexuales, o el consumo de drogas, en concreto la heroína, lo que derivó a una de las peores epidemias, la del SIDA.”

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios