Curiosidades sobre el tiempo en esta entrevista con el meteorólogo Jesús Riesco

40182Paula VON POLHEIM

Jesús Riesco Martín, jefe de la Unidad de Estudios y Desarrollos en el Centro Meteorológico de Málaga y con 27 años de experiencia en el sector, nos da la respuesta al clima adverso que se ha vivido en estos últimos meses.

Pregunta. ¿Es usted de calor o de frío?
Respuesta. Soporto mejor el frío, por mi ciudad de nacimiento y la adaptación en mi infancia y juventud. Por otra parte, el paso de los años y las vivencias en climas más cálidos y húmedos me ha llevado a que me habitúe mejor al calor.

P. Emma, Félix y Giselle, ¿habrá una tercera borrasca antes de que acabe el año?
R. Por supuesto. Las borrascas sólo se vienen nombrando oficialmente por los Servicios Meteorológicos de nuestro entorno europeo (AEMET, MétéoFrance e IMPA) desde finales de 2017. Únicamente se da nombre propio a las borrascas profundas que puedan producir un gran impacto en bienes y personas, pues se ha demostrado que la población permanece más atenta a las recomendaciones de seguridad cuando la amenaza de viento fuerte está claramente identificada.

P. ¿Cabe la posibilidad de un tsunami en la costa andaluza?
R. En el Mediterráneo, la posibilidad de que se produzca un tsunami de gran intensidad es remota, pero eso no significa que ese litoral esté exento de riesgos. Algún tsunami se podría producir, aunque, en general, de mucha menor importancia que los trágicamente sucedidos en Asia en este siglo. No obstante, en Alborán existe una importante actividad sísmica que podría generar un maremoto. Algo parecido ocurre en la costa atlántica andaluza. Y hay que recordar el histórico y dramático tsunami que afectó a la vecina Lisboa en 1755, el cual causó enormes daños y un gran número de víctimas.

Jesús Riesco meteorólogo MálagaP. ¿Y en la cantábrica?
R. La respuesta es similar. Aunque en las proximidades no haya tanta sismicidad, siempre existe algo de riesgo; ya que, además, el sismo que puede provocar un tsunami podría llegar a una zona del mar bastante alejada.

P. ¿Cuál es el país más predispuesto a una hecatombe climática?
R. Todos los países, en mayor o menor medida, están expuestos a los efectos del cambio climático antropogénico que se está produciendo. Éste afectará a los ecosistemas, al modo de vida humana, la calidad de vida, la economía, el turismo, etc. Quizás, los países en mayor peligro podrían ser los que están casi al nivel del mar, debido a la subida que se está produciendo en su superficie media. Por ejemplo, algunas islas poco montañosas del Pacífico podrán desaparecer y quedar sumergidas. Además de este cambio climático antropogénico, en la vida terrestre se han producido otros por diversas causas naturales y en ambos sentidos: por calor y por frío. Y se volverán a repetir, aunque, lógicamente, cada mucho tiempo.

P. ¿Es efectivo cubrir los Alpes con sábanas blancas para evitar la descongelación?
R. Si las temperaturas suben más de dos grados, podría llegar a desaparecer el 70% de la nieve de los Alpes. Por ello, para evitar el derretimiento de los glaciares, se cubren cada verano con sábanas y mantas para protegerlos, así se evita el contacto directo con los rayos solares y disminuye el ritmo del derretimiento. Estas medidas pueden ser efectivas a escala local y temporalmente. Otra posibilidad es esparcir nieve artificial para cubrir los glaciares y que la luz se refleje y no afecte tanto a los hielos.

P. ¿Cómo nos influye el tiempo?
R. En la salud y en el carácter, por motivos obvios y contrastados. También nos influye en la toma de decisiones en la vida cotidiana, es decir, a la hora de celebrar o no eventos al aire libre, salir a la calle o no con paraguas, o chubasquero, abrigarnos más o menos, seleccionar el lugar y el período de vacaciones, etc. Por supuesto, el tiempo muy adverso pone en peligro nuestros bienes materiales y, en algunos casos, hasta la vida.

P. ¿Y a la fauna y flora?
R. Al igual que a los humanos, el tiempo influye en la localización de especies animales y vegetales que deben vivir en una zona con un clima concreto para poder subsistir. En condiciones poco favorables, el desarrollo se hace difícil y es necesaria la adaptación para poder seguir viviendo. Esto ya está ocurriendo debido al cambio climático.

P. Si la Antártida desaparece, ¿cuáles son las consecuencias más graves?
R. En principio, si se fundieran los hielos antárticos se produciría muchísima agua líquida, que haría subir de manera muy significativa el nivel del mar. Aparte, se modificarían de modo muy significativo las corrientes oceánicas, lo que debido al acoplamiento existente entre la atmósfera y el océano, implicaría cambios importantes en la circulación atmosférica. Esto llevaría a enormes modificaciones del clima en la zona y, en general, en toda la Tierra, pero eso es algo que se debería simular numéricamente. No obstante, existen tantas interacciones en el sistema climático que sería casi imposible tener en cuenta todas, por lo que resulta muy difícil concretar qué podría pasar. No obstante, no nos alarmemos, porque, de momento, la Antártida no va a desaparecer.

P. Stephen Hawking predijo: “El calentamiento global podrá llegar a ser irreversible”. ¿Cómo podemos contribuir en nuestro día a día para mitigarlo?
R. Aunque pudiera llegar a ser irreversible, aún es posible moderarlo, reduciendo las emisiones causadas por la actividad humana. Por ello, aunque esa posibilidad fuera cierta y pudiera ocurrir, parece que la humanidad está concienciada y, finalmente, se están tomando y se tomarán medidas que hagan que la irreversibilidad no llegue a suceder.

P. ¿Desaparecería la Tierra por una ola de fuego o por otra glaciación?
R. Existen muchas amenazas naturales, impactos de cuerpos como meteoritos, extinción del Sol o el cambio climático, que podrían en algún momento acabar con la Tierra, incluso dar pie a la autodestrucción de la especie humana. Eso es una respuesta que sólo Dios conoce. El fin de humanidad podría tener una causa no natural, sino divina, sin entrar en conflicto entre fe y ciencia.

P. ¿Deberíamos confiar en remedios caseros para prever el tiempo?
R. Particularmente, pienso que hay muchas tradiciones y remedios que son puro espectáculo o farsa, sin ninguna solidez científica. La predicción del tiempo seria sólo puede hacerse hoy en día a partir de métodos científicos como son, por ejemplo, los modelos numéricos y/o los métodos estadísticos. No obstante, algunos indicadores pueden servir localmente para hacer un pronóstico general del tiempo en una zona como la observación de las nubes, de la humedad, el uso de un barómetro, etc.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios