Charo Padilla será la primera mujer pregonera de la Semana Santa de Sevilla

Foto: José Ángel García

Foto: José Ángel García

Pedro Pablo DOÑA

La periodista Charo Padilla será la primera mujer en ochenta años que alce la voz en el Teatro de la Maestranza para pregonar la Semana Santa sevillana. 

Charo es una profesional del periodismo cofrade, que ya lleva treinta años retransmitiendo los ‘días de pasión’ a través de la radio. Es también una mujer de coraje y firmes ideales, que siempre ha llevado el feminismo por bandera, luchando y trabajando desde que era adolescente. Padilla nos adelanta que sus emociones, preocupaciones y vivencias serán la base de un pregón “ni mejor ni peor sino distinto”. El pregón de una mujer que quiere y tiene mucho que decir.

Pregunta. ¿Cómo estás viviendo este tiempo, desde el anuncio del pregón? 
Respuesta.
Ha sido como una montaña rusa. Primero, incredulidad y muchos nervios. La primera semana fue muy intensa porque me llamaba mucha gente, ya no solo amigos, sino gente que no conocía que también me quería felicitar. También me llamaban muchos medios. Esto ha sido chocante y angustioso porque no me gusta el foco mediático. Estaba deseando que esto terminara. He estado durante dos semanas a entrevista diaria. Así que he querido desaparecer y tranquilizarme. Pero lo vas asimilando. Ahora ya soy la pregonera, ya no soy Charo Padilla.

P. ¿Cómo llevas la redacción del pregón?
R.
Lo llevo más o menos bien. Escribes, rompes, dejas de escribir, vuelves a romper… Te desvelas una noche y piensas lo bonito que ha salido, pero al día siguiente te parece lo más feo y lo tiras. Pero bueno, lo llevo bien. Lo quiero terminar pronto porque no quiero alargarlo. Para enero ya lo quiero tener.

P. ¿Será un pregón clásico o innovador?
R. La innovación ya la llevo encima porque soy mujer. Va a ser mi pregón. Voy a contar mis vivencias personales, cosas que solo me han pasado a mí. Cosas que no me han contado ni me han dicho. Vivencias que llevo conmigo a lo largo de estos más de treinta años retrasmitiendo Semana Santa. No va a ser ni mejor ni peor que ningún otro, va a ser distinto.

P. ¿Crees que llevas muchos años haciendo pregones a través de tus retransmisiones radiofónicas?
R. Yo siempre lo he dicho, en realidad no son pregones míos, son pregones de la gente. Porque yo los Martes Santo en el Cerro no soy la protagonista, las protagonistas son las vecinas del Cerro. Yo acerco el micrófono donde tengo que acercarlo, cuando tengo y como tengo que acercarlo y le pregunto a la gente lo que tengo que preguntar.

P. ¿Tienes miedo a la crítica?
R. ¡Me da igual lo que digan! Además, la crítica forma parte del pregón. Un pregón no sería pregón sin los cotilleos y sin despellejarlo. Eso sí, antes le tienen que decir a la pregonera que les ha encantado el pregón. Yo no le puedo gustar a todo el mundo, eso es así. Yo me voy a quedar tranquila si la gente me reconoce. Que escuchen a la Charo Padilla que llevan escuchando todo este tiempo.

P. ¿Por qué se ha tardado ochenta años en dar el paso y que haya una mujer pregonera de la Semana Santa de Sevilla?
R. No lo sé. Yo creo que ha llegado cuando tenía que llegar, aunque un poco tarde quizás. Tengo que reconocer que me ofrecieron ser pregonera hace dos años, pero dije que no. Al menos, tengo la alegría de que alguien pusiera el nombre de una mujer encima de la mesa, pero eso hace cinco años era impensable.

P. ¿Cómo ves el papel de la mujer dentro de la Semana Santa?
R. Todavía queda mucho por hacer, mucho. Poco a poco nuestra Semana Santa tendrá que ir abriéndose a todo el mundo. Sí es verdad que actualmente hay mujeres que forman parte del Consejo de Hermandades y Cofradías y de muchas juntas de gobierno, pero siempre con cargos menores. Solo ha habido una hermana mayor hasta ahora, en la Hermandad de los Javieres. Ser mujer y formar parte de una junta de gobierno requiere mucho sacrificio. Tienes que conciliar tu vida familiar con la laboral, más el reto añadido de estar dentro de una junta. Ahora ha llegado una pregonera, y espero que no tarde ochenta años en llegar otra. Si no es al siguiente año, que debería, tiene que ser al otro. Si esto no pasa, aquí está la Charo dando guerra.

P. ¿Eres feminista?
R. Yo soy independiente desde que tenía dieciséis años por circunstancias familiares y he trabajado en un mundo de hombres como es la Semana Santa. Nunca he tenido problemas en ningún lado. Creo que todo se consigue luchando y trabajando. Yo el feminismo lo he combatido trabajando. Mi primera experiencia en el mundo de la radio fue haciendo información deportiva, fútbol… imagínate. Pero a mí me daba igual, yo iba al entrenamiento del Sevilla y si mi compañero se metía en los vestuarios yo iba detrás. Nunca he dejado que me pare nadie. Creo que la educación es fundamental. Yo tengo hijos adolescentes y les hago hacer la cama a mi hijo y a mi hija. Y fregar, tirar la basura… Hace falta mucha educación desde chicos. Ahora mismo veo que los adolescentes van hacia atrás, los chicos son más machistas y las chicas lo consienten. Esto me preocupa enormemente.

P. ¿Tienes elegida la marcha?
R. Casi. Será de mi marido, como te puedes imaginar. Estaba entre dos marchas muy distintas, pero creo que ya me he decidido. La he elegido porque significa mucho en la relación con mi marido. No es de las más bonitas ni la que más me emociona, pero por el conjunto de sentimientos y emociones que alberga, me voy a decantar por esa.

P. ¿Qué esperas ver en la cara del púbico cuando pongas punto y final a tu pregón?
R. La verdad es que no lo sé. Muchas veces me lo pregunto, pero espero ver caras de emoción. Caras de que se hayan caído algunas lágrimas, porque mi pregón está lleno de mucha emoción, mucha verdad y mucha alma desnuda. Si quieres hacerlo desde el corazón, tienes que desnudarte en el escenario. Así que espero que lleguen todas esas emociones que intento trasmitir.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios