Carmen Moreno: “Soy invidente, tengo móvil, uso el ordenador y las redes sociales”

Laura ACEVEDO

Carmen Moreno, de 75 años y natural de Sevilla, es una persona invidente a la que la tecnología le ha cambiado la vida para mejor. Según nos cuenta, tiene móvil, trabaja con el ordenador y se relaciona sin demasiados problemas a través de las redes sociales. 

invidentePara esta entrevista, nos ha recibido en su casa donde nos aclara algunas cuestiones relativas al día a día de una persona que perdió la visión hace ya más de 50 años.

Pregunta. ¿A qué edad y cómo perdiste la visión?
Respuesta. Sobre los 20 años. Nací con la enfermedad denominada Retinosis Pigmentaria. Se trata de una dolencia degenerativa y hereditaria progresiva, que hace que pierdas la visión lentamente. Al principio, solo afecta a la visión nocturna, pero finalmente conduce a la ceguera. Por ejemplo, yo nunca he podido ver las estrellas.

P. ¿Cómo reconoces a las personas y a los objetos?
R.
A las personas las reconozco por su voz; el tono me permite diferenciarlas. Y suelo percibir los objetos por el tacto. Es verdad eso que dicen de que las personas invidentes detectamos la información táctil más rápido que las personas con visión.

P. ¿Desarrollan más las personas invidentes sus sentidos?
R.
Sí. Es una afirmación totalmente cierta. Las personas invidentes tenemos más desarrollado el tacto y la audición. Incluso pienso que desarrollamos un sexto sentido.

P. ¿Haces uso de los servicios de la ONCE?
R.
Hago uso de casi todos los servicios de la ONCE. Gracias a esta organización, aprendí a leer braille, a ser más independiente y a poder tener un trabajo. Actualmente, estoy realizando un curso con la ayuda de un rehabilitador de la ONCE para poder manejarme sola con más autonomía.

P. ¿Y cómo te manejas con las tecnologías?
R.
Siempre he sido una persona con gran ambición por aprender y poder hacer todo tipo de cosas, a pesar de mi dificultad. A mis 75 años he dejado de lado el braille y he optado por manejar el ordenador. A través de un programa de la ONCE llamado JAWS puedo ‘leer’ libros y, también tengo todos mis documentos personales archivados en él. Además de usar el ordenador, tengo un teléfono móvil; en concreto, un IPhone con el que puedo comunicarme a través de WhatsApp con mi familia y hago uso de las redes sociales y el correo electrónico. Esto es algo que muchas personas no creen, pero es así, me he adaptado con total normalidad a la era tecnológica y puedo decir que la tecnología ha cambiado mi manera de vivir.

P. ¿Si te dieran a elegir poder ver ahora lo harías?
R.
Sinceramente, si me dieran a elegir poder ver ahora creo que me lo pensaría. Estoy muy adaptada a mi vida sin visión, soy independiente en mi día a día hasta el punto de poder vivir completamente sola sin ayuda. Por ello, para mí no es primordial el poder ver en estos momentos de mi vida.

P. También habrá situaciones difíciles
R.
Por ejemplo, a la hora de cuidar a familiares que necesitan ayuda me siento impotente por no poder colaborar como me gustaría. Pero, en general, no me siento diferente por no tener visión. Pienso que, en la actualidad, las personas invidentes están muy integradas y adaptadas a la sociedad, algo que no pasaba cuando yo era más joven.

P. ¿La edad de la persona invidente influye a la hora de adaptarse?
R.
Más que la edad, lo que realmente influye es la mentalidad de la persona. No importa la edad que tengas, lo importante es querer y mentalizarse de que la vida sigue y que hay muchas enfermedades peores que perder la visión. Yo a mis 75 años puedo decir que he logrado conseguir muchos propósitos y pienso que cualquier joven sin visión puede lograr lo que se proponga.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios