Un Londres alternativo, mucho más que el Big Ben y Buckingham Palace

londres-taxi

Laura ACEVEDO

En Londres se pueden visitar el Big Ben o Buckingham Palace, pero más allá de los tópicos ingleses, también existen en la ciudad lugares para disfrutar de la paz y tranquilidad como Little Venice o Notting Hill.

La imagen que proyecta Londres es la de una capital cosmopolita que ejerce una gran influencia mundial sobre la economía, la cultura, la moda… Ciudad multicultural, rica y abierta, Londres es una isla dentro de una isla. Es la capital de Inglaterra y del país al que pertenece, Reino Unido. Así es Londres: diversa, variable, pero sobre todo, es una ciudad completa.

Muchos se preguntan cuál es la mejor fecha para visitar Londres, pues se caracteriza por ser fría, lluviosa y oscura. Por ello, se recomienda ir en los meses de verano. Pero Londres puede sorprender en cualquier época del año. De hecho, se dice que en un mismo día es posible experimentar las cuatro estaciones. No obstante, si Londres se conoce como la ciudad del frío, la lluvia y la nieve, ¿por qué no visitarla en todo su esplendor?

Algunos datos básicos son que en Londres las pocas horas de luz confunden la noche y el día, su corazón está dividido por el río Támesis, que a su vez está rodeado de edificios emblemáticos y en su interior, con más de 150 años, posee el metro más antiguo del mundo.

En la metrópoli londinense existen unos iconos imprescindibles, que no pasan desapercibidos y que hay que visitar. La primera parada es Buckingham Palace, donde se puede ver el original cambio de la Guardia de Londres, una ceremonia que se realiza cada dos días a las 11:30 horas. Llama la atención a los turistas por su música militar, los trajes de color rojo brillante, los típicos sombreros londinenses en negro y por la disciplina que manifiestan los guardias.

Siguiendo el recorrido, por St. James Park, ya se ve la Abadía de Westminster, una zona donde fotografiarse en las famosas cabinas rojas, y el Big Ben de fondo. Siguiendo la ruta, desde el puente de Westminster se ve el London Eye, la gran noria de Londres. El recorrido cuesta 26 libras, dura 30 minutos y permite enamorarse de la ciudad desde el cielo.

london-eye

Vista nocturna del London Eye junto al río Támesis

Un punto de descanso es Trafalgar Square con sus populares leones. Además, hay que hacer una parada en Piccadilly Circus, el famoso cruce de caminos de Londres, conocido por sus carteles publicitarios luminosos, tiendas, cines y teatros. Siguiendo la ruta, se llega a Chinatown, situado en pleno Soho. Unas puertas rojas son la entrada a un trocito del país asiático, a su cultura y gastronomía. Un sitio donde disfrutar de una deliciosa comida oriental es Viet Food. Como recomienda Un Blog y un Paraguas en Londres, la sopa de langostino está buenísima: “era tan bonita y con una pinta tan buena que la pedí”.

Después de un recorrido por el núcleo de la ciudad, uno de los lugares más bonitos y poco conocidos de Londres es Little Venice, una zona de canales y barcos alejada del bullicio donde reina la tranquilidad. Se pueden realizar paseos en barco, algunos de los cuales son viviendas y espacios de ocio. Además, hay representaciones de títeres junto al agua en The Puppet Barge, tal y como recoge el blog Más Edimburgo.

El paraíso de las compras
Londres es conocida por sus numerosos mercadillos. Entre ellos se encuentra Camden Town, un barrio alternativo, que llama la atención por la fachada de sus tiendas donde han colocado figuras gigantes de diferentes colores y formas como botines, animales y representaciones abstractas. En Camden Town hay cientos de puestos y tiendas que venden variados productos, como ropa y accesorios alternativos, de estilo vintage; o antigüedades, bisutería, discos; además de tiendas de tatuajes y piercing. Es típico tomar un brunch en Camden. Estrella de Pablo recomienda en su blog un pub llamado The Blues Kitchen y dos de sus platos: el Pulled Pork Sandwich y el chili con carne.

Otro barrio con encanto a las afueras del centro es Notting Hill. Se recomienda acceder a bordo de uno de los famosos taxis de Londres para disfrutar de las vistas de la ciudad y conocer su intenso tráfico. Esta zona ha sido escenario de películas románticas, novelas y cuentos, por los colores que presentan sus casas victorianas y sus jardines floridos. Alberga el famoso mercado callejero de Portobello, popular por sus puestos de antigüedades y ropa de segunda mano. Y si visitas Londres en agosto, en este barrio cosmopolita y multicultural puedes toparte con el gran desfile de disfraces al más puro estilo brasileño.

Finalmente, hay que visitar algunos de los grastropub repartidos por toda la ciudad. Son restaurantes inspirados en los típicos pubs británicos donde probar productos de calidad como la carne a la brasa, las patatas asadas y bebidas como Pimm’s y el Mulled Wine. Uno de los mejores pub es Bumpkin, como recomienda el blog Qverlondres. Una vez allí hay que probar el famoso Pimm’s de verano, la bebida veraniega de UK compuesta de limonada y numerosas frutas; y el Mulled Wine, que es la bebida típica de invierno y está elaborada con jugo caliente de vino tinto, frutas, canela y, a veces, uvas pasas.

 

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios