Un paseo multisensorial por la Dehesa para conocer los productos ibéricos de la firma 959

959-2Inma MARTÍN

La firma 959 Real Ibérico Consorcio de Jabugo ha presentado una selección de sus productos en Sevilla. Lo ha hecho a través de un ‘viaje’ multisensorial que traslada a los olores, el tacto y los sabores de la Dehesa, el hábitat del cerdo puramente ibérico a partir del cual se elaboran estos productos de alta gastronomía.

La experiencia comienza con el aroma de la salvia, el tomillo y el romero. Vapores de estas hierbas aromáticas marcan el inicio de un paseo imaginario, que tuvo lugar en el hotel Mercer de Sevilla de la mano de Xavier Lahuerta, chef de esta cadena hotelera. Lahuerta insiste: “deben dejarse llevar por sus sentidos” y, a continuación, comienza a dibujar un lienzo, sobre 12 platos de color blanco níveo, que será una representación gastronómica y muy visual de la Dehesa.

Entre los ingredientes: calabaza, setas, higos, trufa, un polvo de manteca y aceitunas que simula la tierra, otro polvo de manteca con un toque de tomillo, flores silvestres, caldo de hueso de jamón y oro, “como un símbolo del amor y del respeto que siente el cocinero hacia el producto y los comensales”, explicó Lahuerta. Por último, coronando esta obra de arte, los productos estrella: el jamón, el morcón, el lomo y los lomitos de la firma 959.

Un lienzo gastronómico con los sabores, lo olores y las texturas de la Dehesa

Un lienzo gastronómico con los sabores, los olores y las texturas de la Dehesa

Durante la intervención del cocinero, Irene Cañada, directora de Marketing del Consorcio de Jabugo, señaló que tres factores clave en la calidad del producto final son la raza; la dieta del cerdo, compuesta por bellotas e hierbas frescas; y el ejercicio que realiza, teniendo en cuenta que vive en el campo en libertad y que hay un animal por cada 1,25 hectáreas.

Tras la degustación de esta amalgama de sabores y texturas, el protagonismo se centró en los productos ibéricos y en la figura de Antonio Bobillo, maestro cortador de jamón. El manejo del cuchillo daba paso a finas láminas, que se adherían al plato gracias a su grasa natural que, según indica Lahuerta, es tan sana como el mismo aceite de oliva.

Con un negocio basado en cerdos 100% ibéricos, el Consorcio Jabugo tiene una marcada vocación exportadora, que ya supone el 42% de su facturación. De hecho, a través de sus marcas, ya está presente en más de 36 países, destacando significativamente dentro del cómputo global en China, México y Japón.

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios