Moda sostenible, un cambio de hábitos para preservar la Tierra

Fachada de la tienda de moda sostenible Verde Moscú

Tienda de moda sostenible Verde Moscú en Sevilla

Consuelo SOUSA

La industria textil está catalogada como la segunda más contaminante del planeta, por lo que buscar alternativas es casi una obligación.

En el sector de la moda, tenemos dos vertientes. Por un lado, el fast fashion o moda rápida, asociada al consumo de ropa de manera frenética, provocando así un gran problema para el planeta. Y, por otro lado, está la moda sostenible o slow fashion, cuya producción se preocupa por el impacto medioambiental, social y económico.

Para entender el concepto de moda sostenible, hay que comprender primero lo que no es. El fast fashion o moda rápida ha provocado que las personas tengan la necesidad de comprar enormes cantidades de ropa, aunque sea innecesaria. Existen miles de prendas baratas a nuestro alcance, pero también de baja calidad. Estos dos conceptos, mencionados anteriormente, hacen que entremos en un bucle continuo de comprar, usar y tirar.

La moda sostenible se basa en tres pilares fundamentales: minimizar el impacto medioambiental, garantizar los derechos laborales, y establecer una economía circular. Estas tres ideas son fundamentales para lograr una sostenibilidad a largo plazo y conseguir cambiar el modelo de consumo actual.

Producir menos para consumir mejor
Uno de los grandes retos de la moda sostenible es crear prendas atemporales y de calidad, con la única finalidad de producir menos y mejor, para poder consumir menos y mejor. Es cierto que las prendas slow tienen un coste más elevado, pero eso se debe a que las materias primas con las que se fabrican están seleccionadas atendiendo a unos criterios acordes a la filosofía que promueve la moda sostenible, pensando no solo en reducir su impacto negativo, sino en aportar un impacto positivo.

En ‘Verde Moscú’, marca sostenible sevillana, cumplen con los criterios anteriormente mencionados. Apuestan por diseños contemporáneos, con materiales y fibras orgánicas de gran calidad, y con un proceso de producción sostenible. Y sobre todo, respetuoso con los derechos de las personas, según explica Manu García, uno de los fundadores de esta marca.

Aunque la moda sostenible está cada vez más presente entre nosotros, aún hay mucha gente que, o bien no sabe lo que es, o es reacia a comprar estas prendas, porque tienen la idea de que son de estilo hippie. Manu, de ‘Verde Moscú’, indica que hasta no hace mucho a la prendas sostenibles se las tachaba de ser ‘hippies’ como argumento para desvalorizarlas. Pero nada más lejos de la realidad. Podemos encontrar muy buenos diseños, de muchos estilos diferentes. 

Los materiales más utilizados en el slow fashion son el algodón orgánico, siempre y cuando esté cultivado en tierras libres de cualquier sustancia tóxica; el lyocell, que es una fibra natural que se produce a partir de la madera de árboles de eucalipto; y otros materiales, como el lino orgánico y la lana orgánica. Además, también se usan materiales sintéticos reciclados, como el poliéster, fomentando así el upcycling

El concepto de upcycling, según Javi Ros, fundador de la marca ‘Guasinei’, también es conocido como supra-reciclaje, y consiste en aprovechar materiales reciclables para hacer nuevos productos con un valor superior que el del material original. Por ejemplo, las botellas de plástico que se reciclan se funden para crear la fibra textil del poliéster, y, posteriormente, crear prendas con esas fibras, que tendrán un mayor valor que la botella de plástico de origen.

Desde el equipo de ‘Guasinei’ cuentan que uno de sus principales objetivos es hacer reflexionar a la población para cambiar el actual modelo de consumo por uno que se adapte a los valores que promueve la moda sostenible. Además, colaboran con colectivos desfavorecidos, comprando sus camisetas en la central de moda ética Occhienia, situada en el Polígono Sur de Sevilla, que emplea a mujeres, procurándoles una salida laboral. 

La relación de los humanos con el planeta es recíproca. Él nos cuida, si nosotros lo cuidamos. Pero con el ritmo de vida y de consumo actual que promueve el fast fashion lo único que hacemos es destrozar el lugar en el que vivimos. Los valores que fomenta la moda sostenible son los que tenemos que seguir para reducir la contaminación provocada por la industria textil. Planeta no hay más que uno, y solo tenemos una oportunidad de mantenerlo vivo. 

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios