Philadelphia, ciudad universitaria y símbolo de libertad

Foto:

South Broad Street, en Philadelphia. Foto: Burghard Mohren

Pablo LUCENA

Philly, como la llaman sus habitantes, es la ciudad del amor fraternal. Su nombre viene de la unión de las palabras griegas philos (amor) y adelphos (hermano). Está situada en el noreste de Estados Unidos, en la orilla derecha del río Delawere, que le separa de New Jersey. 

Es la ciudad principal del estado de Pensilvania y se encuentra entre New York y Washington DC. Además, es una de las más antiguas e históricas de Estados Unidos y el lugar donde se proclamó la independencia de las colonias americanas el 4 de julio de 1776. Fue la capital del país en sus inicios hasta que fue traspasada a Washington.

Philadelphia es una ciudad cosmopolita y repleta de vitalidad. Esto se debe principalmente al gran número de jóvenes que la habitan. Es una de las ciudades universitarias más destacadas del país con varios centros de prestigio. Entre ellos resalta la Universidad de Pensilvania, conocida popularmente como Penn y fundada por Benjamin Franklin.

El centro de Philadelphia es parecido al típico de las ciudades de EEUU, con grandes avenidas, parques y rascacielos. La vida nocturna es muy animada debido a la numerosa población joven, los pubs y las discotecas están llenos y con un inmejorable ambiente.

El lugar donde se proclamó la independencia de EEUU
Hay visitas que son obligatorias en Philly. Una de ellas es el Independence Hall, el edificio donde fue proclamada la independencia de EEUU. Alberga la Campana de la Libertad (Liberty Bell), que sonó para anunciar la proclamación de la independencia y que es un símbolo de libertad para los norteamericanos. Por supuesto, el Museo de Bellas Artes de Philadelphia, con grandes obras de arte de diversos artistas conocidos internacionalmente como Picasso, el Greco o Van Gogh. Aunque lo más famoso de este museo son las Rocky Steps, las interminables escaleras por las que Sylvester Stallone sube corriendo al final de su entrenamiento en la película Rocky. Debajo de las mismas hay una estatua de la figura de Rocky Balboa, que siempre está rodeada de turistas haciéndose fotos.

Son muchas las cosas que hacer en Philadelphia como alquilar unas bicis y disfrutar de un agradable paseo de varios kilómetros en la orilla del Delaware o dar una vuelta por las calles y parques del centro como el Love Park. Hay cerca de 4.000 murales repartidos por la ciudad, cubren fachadas de edificios enteros y son realmente espectaculares.

Hay actividades curiosas, como el Philadelphia’s Magic Garden, una galería en South Street, que cuenta con 280 metros cuadrados de mosaico al aire libre. Los mosaicos están hechos de diversos materiales, desde azulejos de cocina hasta ruedas de bicicleta, arte latinoamericano y platos de porcelana. También está el Please Touch Museum, un museo ideal para niños en el que debes hacer lo que dice su propio nombre: tocarlo todo. Es un espacio que fomenta la interacción y el aprendizaje, y que también puede llegar a ser curioso para los adultos.

La gastronomía de la ciudad es similar a la del resto del país. Puedes encontrar perritos, hamburguesas o pizzas deliciosas. Pero su especialidad más famosa es el Philly cheesesteak, una especie de bocadillo que lleva en su interior pequeñas tiras de carne y queso fundido. Se sirve en restaurantes y puestos callejeros, pero los mejores locales están en la zona de South Street, como Jim’s Steaks, que exhibe en su interior una galería de imágenes de famosos locales, artistas, políticos y deportistas que han pasado por él.

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

No se admiten más comentarios