Estreno de la obra ‘El público’ de Lorca en el Teatro Lope de Vega

La CRÓNICA

La compañía Teatro Clásico de Sevilla estrena el espectáculo El público de Federico García Lorca. La obra se representa bajo la dramaturgia y dirección escénica de Alfonso Zurro en el Teatro Lope de Vega de Sevilla del 1 al 9 de abril.

publico-lorcaEl público es la obra dramática más radical de Lorca y uno de los clásicos de la vanguardia histórica del teatro español. Según la compañía, «su poética deslumbrante, la compleja estructura y temática, la emparenta directamente con las vanguardias artísticas europeas de entreguerras y con nuestros grandes clásicos del Siglo de Oro». Se caracteriza porque el autor no hace ninguna concesión al espectador; «su libertad creadora llega a las más altas cotas».

La historia versa sobre el teatro poniendo de manifiesto valores y sentimientos como el deseo erótico, la homosexualidad, la autenticidad o la libertad. Esta obra muestra un mundo donde se entremezclan diversos planos narrativos, de tiempo, espacio, teatro dentro del teatro, realidad, sueño, recuerdos, deseos… Cuenta con personajes desesperados en busca de un amor sin límites y sin máscaras. «Un amor que quizá solo sea posible en un teatro bajo la arena, allí donde se descubre la verdad de las sepulturas. Donde podamos gritar y llorar por todo lo que nos queda para ser verdaderos, únicos y libres», señalan desde Teatro Clásico de Sevilla.

Lo que propone esta compañía es una revisión de la obra de Lorca. El público fue escrita en torno a 1929-1930 en la misma época de Poeta en Nueva York. El texto permaneció oculto hasta 1970, cuando se publicó en Londres, mientras que en España hubo que esperar a 1978 y a 1986 para su estreno. Esta propuesta se centra en la fuerza y la belleza del texto, su poder emocional, las imágenes y sugerencias, y en la máscara, el cambio de roles… Un poema dramático que nos enfrenta como público a nosotros mismos, nos convulsiona y nos hace dudar de esos lugares comunes y plácidos desde donde observamos el teatro. Porque Lorca nos obliga a asomarnos a la barandilla de nuestro abismo. Sin miedo.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios